Concentración del 17 de julio de 2.010: Ascensos milicianos

Con motivo de los ascensos del personal, la Milicia Bolivariana organizó un evento a los fines el día sábado 17 de julio de 2.010 en las instalaciones del Cuartel Cipriano Castro, ubicado en la populosa parroquia del 23 de Enero, en las inmediaciones de El Calvario, lugar donde funciona el Comando General de la Milicia Bolivariana, a cargo del M/G Félix Velásquez.

Los actos estuvieron presididos por el 1.er Cmdte. del BM “Batalla Queseras del Medio”, Cnel. Federico Guzmán, acompañado del Cmdte. del Batallón 23 de Enero, My. Wilmer Mena, y el resto de los diferentes comandantes de los cuadros milicianos presentes en el evento, el 1.er Tte. Pedro Quiñones (comandante de la agrupación de parada), el 1.er Tte. Freddy Rodríguez, el SM 2.da José Gregorio Jaspe (orador de orden), el maestre Hirbi Carmona (Cmdte. Batallón La Candelaria), la S/2.º Thamaris Verástegui (Cmdte. del Batallón Santa Teresa).

El evento se inició a las 8:00 AM y contó con la presencia de personal civil, quien se acercó al Cuartel Cipriano Castro a expresar su apoyo y a participar del ceremonial de ascenso de esta novedosa estructura cívico-militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), cuyo germen precedente más inmediato y contundente se remonta a los hechos del 13 de abril de 2.002, momento cuando el pueblo y las fuerzas armadas se unen para enfrentar a los golpistas apertrechados en Miraflores y determinar así, finalmente, el retorno del presidente Hugo Chávez a sus funciones.  La Ley de Reforma Parcial de La Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Gaceta Oficial del 21 Oct. 2.009, en modificación del decreto 6.239), termina por asentar el piso jurídico de este componente, conformado definitivamente por la Milicia Territorial y los Cuerpos Combatientes, y abocado principalmente a coadyuvar en la ejecución de acciones de seguridad, defensa y desarrollo integral de la Nación.

Al calor de las palabras “ustedes han de sentirse orgullosos” de pertenecer a la Milicia Bolivariana, así como de ascender, el 1.er Cmdte., Cnel. Federico Guzmán, arengó a la tropa y felicitó protocolarmente a quienes alcanzaban una nueva jerarquía dentro de la organización.  Propiamente, en el patio del Cuartel Cipriano Castro, el acto de imposición de los grados empezó luego que el 1.er Tte. Pedro Quiñones, comandante de la agrupación de parada, solicitara el correspondiente permiso para que los milicianos procedieran a recibir sus respectivas distinciones.  En el evento fungió como orador de orden ─como se dijo─ el SM 2.da José Gregorio Jaspe.  Las distinciones promovidas fueron las siguientes:  de C/2.º (cabo 2.º) a 1.º, de Dgtdo. (distinguido) a C/2.º y de miliciano a Dgtdo.

El acto finalizó con un breve departir entre en los milicianos, familiares y público asistente, quienes se recrearon realizando tomas fotográficas, conversando informalmente y degustando platillos preparados para la ocasión.

El evento marca pauta, sin duda, en la instauración y ejercicio de los diversos protocolos dentro de esta novísima institución cívico-militar, donde, si bien es cierto que quienes ascienden forman parte de unos todavía primeros contingentes, no desdice que la Milicia Bolivariana crece a pasos agigantados en su organización y conformación como un aparato eficiente de complemento a la FANB en la defensa integral de la nación.

       

 

___________________________________________________________________

Texto y fotografias:  Oscar J. Camero

  __________________________________________________________________

Publicado en Ascensos milicianos | 1 Comentario

Milicia Bolivariana al día 16 julio de 2.010

(1) ARTÍCULOS

Lea el artículo “¡Ay, Cardenal!”, de Hugo Chávez, tomado de Aporrea.org.  Hace unas consideraciones sobre la milicia, aparte de poner en su sitio al poder eclesiastico metido a político.

¡¡Ay, Cardenal…!!

Por:  Hugo Chávez

I
Al culminar esta semana de ascensos militares y de graduación conjunta y pase a retiro, necesario es que reflexionemos sobre la Revolución militar que está en marcha en Venezuela. Y digo en marcha porque éste es un proceso que no ha terminado y que debe continuar radicalizándose, profundizándose permanentemente.
Las y los militares venezolanos estamos reencarnando colectivamente el espíritu de Bolívar y demostrando que somos dignos herederos y herederas y legítimos continuadores y continuadoras de su obra. Estamos asumiendo plenamente nuestra esencia bolivariana: ser pueblo en armas. Y quien dice ser, dice sentir, pensar y hacer.
Me parece pertinente recordar, en este contexto, unas palabras del General de la Dignidad, Omar Torrijos dirigidas a los militares de su Patria, recogidas por el gran escritor panameño José de Jesús Martínez –quien fuera uno de sus colaboradores más cercanos– en su extraordinario libro Mi general Torrijos (1987):
“El rango se da por decreto. La jerarquía se conquista con actos ejemplares. Tiene rango quien dice `Vayan´. Tiene jerarquía quien dice `Síganme´. La razón tiene rango. La necesidad tiene jerarquía. Los estudiantes, los obreros, los campesinos, los niños…, son las jerarquías a cuyas órdenes ustedes deben ponerse”.
Torrijos nos señala el camino del verdadero liderazgo militar en tiempos de Revolución. Toca, entonces, a todos los cuadros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, conquistar la jerarquía, cada día, con actos ejemplares. Hacer valer el compromiso que se encarna en cuatro palabras que son mucho más que una consigna, un lema o una divisa: ¡Patria socialista o muerte!
Bolívar, no lo olvidemos, siempre tuvo clara la diferencia entre rango y jerarquía: “Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria”. Grábense a fuego estas palabras en el alma, en especial, los nuevos cuadros de la Fuerza Armada.
En otro orden de ideas, considero que es de la mayor importancia seguir rompiendo con los anacrónicos paradigmas impuestos por la IV República. Un ejemplo elocuente de esta ruptura lo tuvimos esta semana: el ascenso al grado de Vicealmirantas de Carmen Meléndez de Maniglia y de Silvia de Semeco. Junta a ellas, la Aviación Militar Bolivariana cuenta con dos nuevas Generalas de Brigada y la Armada Bolivariana con tres nuevas Contraalmirantas.
¡Vamos, mujeres, que son ustedes la continuación de la Generala Manuela Saenz, de las combatientes Juana Ramírez, Josefa Camejo, Ana María Campos…!
El jueves 8 de julio en un imponente acto celebrado en el Patio de Honor de nuestra bicentenaria Academia Militar de Venezuela, comenzó la carrera militar de una nueva generación de hijos e hijas de nuestra Revolución Bolivariana.
582 nuevos oficiales de los diferentes componentes de la Fuerza Armada Bolivariana, recibieron el sable que los compromete con el supremo mandato bolivariano: defender activamente las garantías sociales y ser garantes de los derechos que el pueblo venezolano ha ido conquistando en su marcha hacia el socialismo.
II
En De militares para militares –libro publicado clandestinamente en la década del 60 y reeditado en el 2006 por el Fondo Editorial El Perro y La Rana– Manuel Asuaje Ortega, Américo Serritiello, Antonio Piccardo y Pausides González, los oficiales patriotas y revolucionarios autores de esta obra, nos dicen: “Lo que siempre hemos apuntado es que el militar no debe desconocer la política. Estamos hoy al borde de la destrucción por carecer de jefes que sepan defender la doctrina y las tesis de la Institución Armada como pueblo en armas.” Y remachaban: “Seríamos ciegos si no comprendiéramos que desde el 23 de enero para acá, el destino de las Fuerzas Armadas se está dirimiendo, no en los cuarteles sino en el campo de la política”.
Si en los años 60 del siglo pasado, desconocer la política era simple mengua, para decirlo con Bolívar, hoy, en tiempos de Revolución, sería una insostenible e imperdonable traición al pueblo.
Un oficial sin conciencia política, sin conciencia revolucionaria y patriótica, es una suerte de autómata que no estaría en condiciones de defender integralmente nuestra soberanía.
III
Las más recientes declaraciones del Cardenal Urosa Savino nos obligan a realizar algunas reflexiones que consideramos pertinentes con el afán de ir colocando cada asunto en su santo lugar.
Habría que hacer verdaderas peripecias doctrinales y teológicas para restarle a la figura histórica del Cristo redentor, su profundo sentido social, su opción preferencial por los pobres de la tierra, su amor desenfrenado por una humanidad fraguada en la hermandad y la justicia.
No seamos tan inocentes: la jerarquía Católica, como institución, ha jugado un papel esencialmente político, tratando de mantener, a lo largo de la historia, el estatus de dominación, incluso con la más criminal violencia. ¿O es que ya se olvidó, Cardenal, de los atropellos de la religión del Imperio cuando dejaron de existir las primeras comunidades cristianas" ¿O es que ya no recordamos el matrimonio de la espada y la cruz con la llegada de los genocidas europeos a tierras americanas o los cariños de la Santa Inquisición para con aquellos que no profesaban su fe"
Por otro lado, la consideración del ejercicio religioso desde el catolicismo se ha prestado y se presta a polémicas concepciones y a través de ellas fijamos el concepto de hombre en que creemos y la sociedad que anhelamos. Y es saludable que así sea, de lo contrario debemos seguir considerando que la interpretación de las escrituras sólo descansa en las máximas autoridades de la Iglesia, asunto nefasto para la propia vitalidad de la creencia.
IV
Detengámonos en dos concepciones contemporáneas en la historia de la fe: el Opus Dei y la Teología de la Liberación. ¡Vaya diferencia! La primera representa la doctrina de la opresión y de los intereses más deleznables, con la justificación de las desigualdades como principio divino; la otra la libertad y la justicia de los olvidados que tienen el sagrado derecho de existir en un mundo más humano.
Si esa es la balanza ante la que estamos, Cardenal Urosa, nosotros no dudamos por la segunda: la que más fielmente refleja el Sermón de la Montaña; la que nos hace herederos del Cristo liberador e hijo del amor. Cristo para nosotros tiene rostro de gente pobre y desamparada, jamás de explotadores y criminales. He allí la diferencia de principios partiendo del mismo Jesucristo.
En otro sentido, Cardenal, le ruego que no juegue a atrapar incautos con sus interesadas interpretaciones acerca de mi persona y del proceso bolivariano. Aquí avanzamos hacia una democratización plena que bien hemos llamado socialismo bolivariano, cuyo sentido primordial es darle poder al pueblo para que ejerza soberanamente su destino. Para nosotros, el marxismo es una herramienta que nos ayuda a interpretar al hombre, la sociedad y la historia, no un dogma, ni una cartilla.
Me reconozco como un hombre de fe e infinitamente he dicho que tengo al mismo Dios que ustedes tienen, como figura ejemplar de los más elevados valores de justicia, libertad e igualdad, tres pilares esenciales de la fraternidad ejercida más que vociferada.
La vida me ha enseñado que la amplitud de criterios es fuente sana de conocimiento y de ejercicio vital. Así, Cardenal, soy con mucho orgullo, Bolivariano, Cristiano… y también marxista. Si usted ve allí contradicción, poco puedo hacer para que lo entienda, en mí esas concepciones de vida conviven en una estrecha hermandad.
Cumpla con su papel, Cardenal, que yo sabré cumplir ante el pueblo con el mío, pero deje, por el amor de Dios, de seguir utilizando la mentira para pescar incautos.
Decir que copiamos modelos foráneos y nos guían ideologías extrañas que chocan con la legalidad que nuestro Pueblo se ha dado, no deja de ser un crimen en quienes, creyéndose dueños de la fe de los venezolanos y venezolanas, pretenden manipularla.
El Cardenal Urosa Savino debería demostrar, ante un tribunal, la inconstitucionalidad de la que, según él, son fiel expresión todas las nuevas leyes que nos hemos dado últimamente, así como las acciones de nuestro gobierno.
Invito a todos los venezolanos y venezolanas a revisar las hemerotecas y leer las declaraciones que Urosa dio a la prensa el 12 de abril de 2002. El hoy Cardenal Jorge Urosa Savino “expresó satisfacción por la culminación del gobierno de Hugo Chávez Frías, el cual calificó de verdadera pesadilla para Venezuela”, según las declaraciones publicada en el diario carabobeño Notitarde en su edición del 13 de abril. "Todos esos facinerosos, sus jefes y el mismo Chávez, deben ser juzgados y sancionados, porque tienen las manos manchadas de sangre y eso; no puede quedar impune", expresó también en aquella ocasión el prelado. ¿Quién es el que está, entonces, fuera de la Constitución desde hace rato"
Va contra nuestra Constitución Urosa y la Conferencia Episcopal Venezolana cuando desconociendo el carácter laico de nuestro Estado, pretenden por igual erigirse en un poder estatal, dirigiéndose a nuestro gobierno e instituciones bajo la figura del “Exhorto” que encabeza sus comunicados y pastorales, bajo un chantaje que solo raya en la prepotencia y el desprecio que la alta jerarquía católica siempre ha manifestado contra nuestro Pueblo.
Ahora mismo recuerdo una frase que me salió del alma aquel atardecer del 13 de abril de 2002, cuando otro Cardenal, Ignacio Velasco, llevó a mi cuarto de prisionero en la Isla de la Orchila, a pedirme que “en el nombre de Dios”, firmara la renuncia a la Presidencia, porque según él, “ya todo estaba consumado”.
Estaba tranquilo el pedazo de mar que se abre más allá, hacia el gran caribe, pero yo olía la tormenta que ya se había desatado en tierra firme.
El pueblo estaba combatiendo en las calles, los militares patriotas se unían al pueblo, la dictadura perseguía y asesinaba, Venezuela estaba verdaderamente al borde de una guerra civil, y aquel Cardenal mentía a conciencia, diciéndome que todo estaba en calma, que el pueblo estaba tranquilo, que yo debería hacer “un último gesto” firmando la renuncia, que “ya todo estaba consumado” y que “Dios me bañaría de bendiciones”.
Fue entonces cuando le dije: “Ay, Cardenal, si Cristo te viera”.
Hoy vuelvo a decirlo: “Ay, Cardenales…” bueno, ahora me atrevo también a pedir que Dios les perdone.
V
También esta semana nos acompañó el presidente Rafael Correa, en ocasión de nuestro VIII Encuentro Presidencial; realizamos la primera transacción bilateral para poner en vigencia el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre). La Corporación CASA fue la primera empresa beneficiada en la operación bilateral, con la venta de cinco mil 430 toneladas métricas de arroz de Ecuador a Venezuela. El exportador fue el Banco Nacional de Fomento, ente que recibió por la transacción un millón 894 mil 15 sucres.
Igualmente, pasamos revista al avance de los proyectos y convenios suscritos entre Ecuador y Venezuela en materia de seguridad social, intercambio cultural, entre otros; e impulsar las negociaciones en torno a los seis ejes de la relación bilateral: soberanía social, del conocimiento, de seguridad y defensa, energético, productivo, financiero y comercial.
¡Es la Alianza Bolivariana que avanza, a paso de vencedores!
¡Patria, socialista o muerte. Venceremos!

Fuente: Blog de Hugo Chávez (10 Jul. 2.010).

____________________________________________________________________

(2)  VIDEOS

Video de entrenamiento de las milicias bolivarianas:

____________________________________________________________________

(3) PÁGINAS WEBS

Este sitio habla sobre el tema militar, sobre la Milicia.  Es un foro.  Échale un ojo:

Foro Fuerzas Militares

WEB miliciana:

Página Milicia Bolivariana

____________________________

Recopilación:  Oscar J. Camero

____________________________

Publicado en Milicia Bolivariana-Noticias | Deja un comentario